Please enable JS

CRÍTICA

Flor Minor ha particularizado su manera de dibujar, de tal forma que el reconocimiento de su trabajo, en forma y temas, se distingue de otros [...] La generación a la que pertenece Minor, se desarrolló y dio a conocer fundamentalmente en la década de los ochenta, pero consolidó su participación en la plástica mexicana durante los noventa [...] Quizá sin proponérselo con un fin consiente, Flor Minor creó un sello distintivo. Sus ambientes ambiguos, sus fondos representados con tenues y transparentes cortinajes de hiedra y tensión contenida en los gestos de sus personajes son constantes que podemos encontrar en su obra. Las superposiciones de superficies: fondo, piel y hojas, se entremezclan y conviven como una tela bordada con distintos puntos. En algunas piezas aparece una filtración formal y conceptual con el inglés Francis Bacon [...] ambos exploran una naturaleza humana cambiante y terrible que les ha tocado vivir. En otras obras se acerca a una actitud religiosa, casi devota, de la representación. Así entiende y representa su entorno Flor Minor: como una continua tensión.

Ganado, Kim, Edgardo,  “Flor Minor: líneas de tensión”, Ciudad de México, s/f

Recurre a técnicas de impresión ancestrales para significar, en apariencia, un género en desuso. Pero viéndolo bien, los desnudos grabados en placas metálicas, tratados con ácidos y buriles, son vehículos de fuerzas y tensiones acentuadas con líneas-fuerza y con posturas de empuje o carga, las cuales pueden confundirse con trazos armónicos de donde resultan dinámicos e interpelantes. Su dibujo va más allá de la sensualidad porque elude emociones en los rostros o en las manos para mostrarlos como referentes dialécticos del movimiento como tal [...] Toda la serie de Flor Minor resulta una gran metáfora del trabajo como apropiación de recursos históricos de significación, de dominio de la materia, de actualización del género del desnudo, en beneficio de la humanización tensa, poderosa.

Hijar, Alberto,  “Entre líneas. Obra gráfica de Flor Minor” en: folleto de exposición Casa abierta al tiempo, Universidad Autónoma Metropolitana, Ciudad de México, 2006.

Gracias a su conocimiento del cuerpo humano y a sus difíciles juegos visuales con la anatomía en movimiento, la obra de Flor Minor integra complejas composiciones para atraparnos con contundencia, de modo que no podemos menos que sucumbir ante la dramática fuerza de estas imágenes que se quedan durante mucho tiempo danzando en el trasfondo de la memoria.

Pérez y Pérez, Rafael Alfonso,  “Entre líneas. Flor Minor”, en catálogo de exposición: Galería de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Ciudad de México, 2006, p. 5.

Oliverio Hinojosa había templado su vocación artística en el Grupo Suma. Al hacerse cargo del TEG tuvo el sustento adecuado para llevar la mimeografía a los niveles que en 1981 se pudieron apreciar en la Galería del Auditorio. Del grupo de expositores había sido FLOR MINOR quien había roto con el pequeño formato del mimeograbado [...] Flor Minor, que entonces contaba 20 años, demostraba una fuerza comparable a la de Orozco en la compleja elaboración de un realismo cargado de coraje simbólico.

Tibol, Raquel,  Gráficas y Neográficas en México, México: Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, 1987, p. 284.

Flor Minor encuadra los cuerpos flexionados, encorvados, acuclillados, y los entrega a la dinámica por su liberación No vigila proporciones anatómicas realistas, pues lo que desea exaltar son los valores vitales del individuo que se agigantan ante el reto brutal del cautiverio No hay en su quehacer relamidas nostalgias clasicistas para embobar a espectadores proclives a empalagosos amaneramientos Ella presta una máxima atención a la forma y pondera las propiedades de la geometría regular conseguida con regla y compás, como también los ecos que se logran con el dibujo hecho sin auxilio de instrumentos, cuando el codo funciona como punto de apoyo y la mano como la otra punta articulada Así, en trazos paralelos, pasa de la circunferencia al segmento y a la parábola, su control, en tal sentido, llega a lo exquisito [...] Conocedora de sus posibilidades, esta artista transita de la intensidad dramática al lirismo, sin pretender ordenar la realidad, sino metaforizarla Ésa es la finalidad de sus formas.

Tibol, Raquel,  “Manierismo en el Tecnológico” en: https://www.proceso.com.mx/180728/flor-minor-manierismo-en-el-tecnologico
29-mayo-1999.

img