Please enable JS

VISIÓN RETROSPECTIVA

Hace mucho años, la crítica de arte Raquel Tibol la calificó como precozmente madura, y en más de una ocasión se le ha llamado “Genial” pero el sentido de autocrítica, modestia, humildad y sensibilidad han ayudado a Flor Minor a no dejarse llevar por los comentarios del medio artístico siempre a su favor. Esto le ha permitido esforzarse para lograr cada vez un poco más.

Sus ya 40 años de trayectoria comprenden la participación en un sinnúmero de exposiciones tanto individuales como colectivas, así como en bienales y trienales a nivel nacional e internacional. Su obra ha sido merecedora de premios y menciones honoríficas en diversos concursos. En la obra de Flor se evidencia que para llegar a ser “Artista” se requiere de rigor, disciplina y constancia.

La artista atribuye su gusto por el arte al hecho de que su papá a pesar de su muerte prematura ―Flor tan sólo tenía 7 años― le inculcó su interés por el dibujo. Inclusive a él mismo le hubiera gustado ser pintor pero no contó con el apoyo necesario de parte de su familia.

Flor comenta que la primera vez que intentó entrar a la Esmeralda, estaba tan impresionada de encontrarse en un salón lleno de estudiantes y modelos que se dedicó a mirar a su alrededor y soñar con la carrera de artista, se abstrajo tanto que ni siquiera pudo hacer el examen, entregó la hoja en blanco y reprobó.

Finalmente logró entrar y al poco tiempo participó en el XIV Concurso Nacional para Estudiantes de Artes Plásticas, con un autorretrato pintado al óleo sobre papel, con el cual ganó el primer lugar. Ese fue el inicio de muchos de los éxitos que siguieron.

En 1980 ingresó al Centro de Investigación y Experimentación Plástica del Instituto Nacional de Bellas Artes, donde inició la investigación acerca de la utilización de materiales y soportes no convencionales en la creación plástica.

Fue miembro del Taller de Neográfica del Mtro. Oliverio Hinojosa, gran maestro y artista del cual Flor tuvo la posibilidad de aprender mucho. Pronto se convirtió en alumna distinguida y aunque era muy joven todavía, la crítica de arte Raquel Tibol la reconoció en seguida como una artista talentosa y la incluyó en su libro “Gráficas y Neográficas en México”

Desde sus inicios participó en exposiciones y concursos que la llevaron a ganar no sólo premios sino un lugar importante dentro del dibujo y la gráfica. De igual manera que a su trayectoria se fueron sumando un sinnúmero de exposiciones individuales y colectivas, siempre acompañadas de catálogos, notas periodísticas, artículos y reseñas.

Marcela Cauduro Costabile
Maestra en Historia del Arte

img